La Franja Roja; un Yawarmayu hirviendo ¡Vamos Perú!

14 11 2011

Desde una perspectiva literaria y de viajes, me uno a la hinchada.

Al recorrer las calles del Cuzco, Ernesto  (protagonista  de Los ríos profundos y alter ego de Arguedas) , se detiene frente al imponente palacio de Inca Roca y medita:

“Era estático el muro, pero hervía por todas sus líneas y la superficie era cambiante, como la de los ríos en el verano, que tienen una cima así, hacia el centro del caudal, que es la zona temible, la más poderosa. Los indios llaman “yawar mayu” a esos ríos turbios, porque muestran con el sol un brillo en movimiento, semejante al de la sangre”.

Las franjas rojas son los ríos profundos recorriendo el Perú

Las franja roja de nuestra camiseta es un símbolo del Perú, como lo son los ríos profundos que fascinaron a Arguedas y que describió como nadie podría hacerlo. La franja roja nos habla como las piedras le hablan a Ernesto; “¿Acaso no podría decirse “yawar rumi”, piedra de sangre?”. Son el centro de la camiseta, su zona más temible. Mañana el yawarmayu que recorre la bicolor “mostrará todo su brillo en movimento, semejante al de la sangre”.

Logradísima toma del monolito en Saywite del renombrado Edward Ranney

Detrás del apoyo a la selección está, qué duda cabe, su meritoria actuación pero también está Y&R. Y detrás de ella está Pantigoso (director creativo, gestor de  Perú for Peru). Me refiero a los comerciales “La selección está de vuelta ¿Estás tú?” y a “Convocados“.  La agencia de publicidad, con tremenda visión, nos impactó a todos hace un tiempo con Un lunes cualquiera. Y&R parece no temerle al discurso “culto”, al lenguaje alturado, no desprecia la inteligencia del consumidor.

Personalmente y poniendome en el lado del cliente, hubiera dudado  que la masa identificara a Vallejo o a Vargas Llosa en la narración del comercial de Movistar. Del lado de la agencia, respondería que la literatura, en cuanto que es arte, no pretende tanto la captación intelectual, el entendimiento, sino que apunta mas bien a la satisfacción a la turbación emocional (¿Me gusta, me conmueve? Sí. Vale).

En ese orden de ideas el autor de Los ríos profundos pretende acercar el mundo andino (el Perú Profundo, diría Basadre) al peruano en general. Para explicar “yawarmayu” y tantos otros términos intraducibles, Arguedas utiliza el discurso artístico y apela a la emoción más que a la inteligencia. Se vale del corazón, del sentimiento y no del razonamiento (me recuerda la teoría Lovemarks de Kevin Roberts). Finalmente, el lector termina la obra no sólo conociendo el mundo andino sino plenamente involucrado con él.

Una suerte de discurso literario parece ubicarse detrás del lenguaje que campaña tras campaña publicitaria va uniendo a los peruanos. La selección es el Perú en 11, vestiendo la bicolor y como los ríos en crecida, como los yawarmayu, y los megalitos inca, esafranja roja eterna nos grita ¡Vamos Perú!

Impecable edición de estruendomudo (con el auspicio de la Cooperación española) conmemorativa del centenario del natalicio del autor. Carátula; obra de arte de Enrique Bustamante (http://www.aicoa.org/ebc110/)


Actions

Information

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: